Cuando se trata de pleitos entre particulares, nosotros los juristas tenemos la posibilidad de asesorar a nuestros clientes sobre otros posibles modos de solución de esas controversias. En general la primera opción a la que se suele acudir en las situaciones de conflicto entre las personas físicas viene dada a través de la solución judicial, sin embargo no es la única y no se puede considerar que solamente a través de este medio se puedan conseguir buenas soluciones, de ahí que la mediación penal se imponga cada vez más.

mediación

La mediación penal plantea ciertas ventajas en relación con las soluciones judiciales, puesto que la mediación puede de algún modo puede ofrecer respuestas más directas y rápidas, por lo que la controversia no se ha de extender en el tiempo en exceso. La mediación penal además no tiene por qué basarse en medidas que las partes no quieran contemplar, sino que ellas mismas son las que proponen y discuten si quieren llegar a ese punto o quieren presentarlo de otro modo. La solución judicial se presenta mucho más rígida que la mediación, puesto que en la mediación se fomenta el diálogo entre las partes, para la víctima es una oportunidad para manifestar su posible frustración y para el culpable es una buena oportunidad para responsabilizarse de sus hechos.

En este sentido, la mediación ofrece una opción muy interesante a las víctimas de los delitos, puesto que en cierto modo las víctimas de los delitos pueden verse resarcidas con más facilidad que si simplemente el culpable fuese a prisión. De esta manera, la mediación en cierto modo tiene beneficios para ambas partes, puesto el culpable puede resarcir realmente el daño cometido y volver a su vida normal, y la víctima ver la parte que fue lesionada restaurada. Podemos decir que a través de la mediación penal dejamos de lado todo el sufrimiento que acarrea la justicia penal.

No debemos de olvidar que dentro de la mediación, siempre hay una figura cualificada que es el mediador, el cual interviene en el proceso erigiéndose como una figura de autoridad que guiará el proceso y dará las soluciones oportunas y posibles.