El ordenamiento jurídico y su configuración van cambiando y moldeándose para dar respuesta a los diferentes retos a los que nuestra sociedad se enfrenta. Lo cierto es que la globalización es uno de estos retos y con ella la aparición de internet en nuestras vidas ha modificado nuestra manera de vivir. Consecuencia de ello es el nuevo acuerdo sobre transferencia de datos comerciales a nivel internacional firmado por la Unión Europea y Estados Unidos.

Datos

Este mes ha entrado en vigor el acuerdo que cambia nuestros derechos a la hora de transferir los datos a nivel internacional, entre Europa y EEUU. Este acuerdo por suerte, garantiza un mayor número de derechos para nosotros los ciudadanos una vez que se procesen nuestros datos comerciales. Entre estos derechos destaca el hecho de que podamos pedir información o modificación de los registros donde se encuentran nuestros datos. Además entre otras novedades, se pone a disposición de los ciudadanos europeos la posibilidad de que el defensor del pueblo de EEUU sea quien tramite las quejas que estén relacionadas con el acceso a datos comerciales de ciudadanos europeos cuando estas quejas versen sobre motivos de seguridad.

La protección por parte de la Unión Europea para sus ciudadanos en principio parece ampliada, además por parte de las instituciones se ha lanzado una guía para que los europeos conozcan sus derechos en este sentido y sepan a quién dirigirse si han de formalizar alguna queja en ese ámbito. Habrá que ver qué posibles consecuencias tiene en realidad este cambio de puertos y su denominación como seguros o no.

Lo cierto es que los lazos entre Europa y Estados Unidos con este tipo de acuerdos se estrechan. Veremos en un futuro no muy lejano si estos acuerdos tienen realmente repercusiones económicas. Los extremos del planeta cada vez están más juntos y las interconexiones son mayores, lo que nos lleva a una mayor dependencia de otras realidades que ahora nos parecen remotas, el Derecho por su parte se adapta a estas nuevas tendencias e intenta a través de instituciones como la Unión Europea dar respuesta con acuerdos y regulaciones.