El ámbito procesal en Derecho es un ámbito complicado y complejo, son muchas las normas que hay que tener en cuenta y muchos los requisitos que se han de cumplir en cada una de las partes del proceso para que este sea justo y conforme a nuestro derecho constitucional de la tutela judicial efectiva. En este sentido hay una nueva reforma que afecta de lleno al ámbito procesal y son las nuevas normas que entraron en vigor la semana pasada para recurrir ante el Tribunal Supremo.

TS

Aunque muchos de los despachos españoles se encuentren prácticamente de vacaciones al estar muchas de las instancias judiciales prácticamente cerradas, el jurista más profesional no puede dejar de estar al día sobre las últimas reformas. Es por ello por lo que uno de los deberes más acuciantes de los abogados en los despachos este verano será contemplar las posibilidades de las nuevas reformas a la hora de recurrir ante el Tribunal Supremo.

Esta reforma de las normas del recurso de casación viene dada por la última reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) que revolucionó muchas de las pautas establecidas en este ámbito hasta el momento. Algunos de los detalles más interesantes sobre esta reforma tienen que ver con el número de páginas que habrán de tener los recursos de casación, no más de 25 folios y además existe un requisito muy interesante relativo a la presentación telemática de estos recursos. Pero lo cierto es que los asuntos que se podrán llevar a través del recurso de casación se amplían, dando más margen de maniobra a los profesionales del Derecho.

De esta manera, se hacen recurribles en casación sentencias y resoluciones provenientes de las Salas de lo Contencioso de los Tribunales Superiores de Justicia, también las sentencias de los Centrales de lo Contencioso y en ciertos supuestos las decisiones de los Juzgados de lo Contencioso. Además, en esta reforma se introduce un nuevo criterio para estimar y admitir un recurso y es el criterio del interés casacional objetivo.